La Momia - Página 3

Última actualización el 30 de Septiembre de 2006
Indice del artículo
La Momia
Página 02 - Continuación del Artículo
Página 03 - Continuación del Artículo
Todas las páginas

Los Vasos Canopes o los Vasos de los Hijos de Horus

Los vasos cánopes es el nombre que se da a las cuatro vasijas en donde se guardaban los órganos del difunto. Este nombre – cánopes – fue dado por los antiguos egiptólogos, porque creían que en ellos se confirmaba la leyenda que provenía de antiquísimos historiadores, la cual decía que CANOPO, gobernador de Menelans, había sido enterrado en Canopo (Egipto) y que allí era venerado en la forma de vasija, con pequeños pies, cuello fino y cuerpo hinchado. Cada jarra estaba dedicada a los cuatro Hijos de Horus, que originalmente representan a los cuatro puntos cardinales. Cada jarra o vasija tiene una tapadera en forma de cabeza de una divinidad, para la que era dedicada. Los nombres son los siguientes:

1) MESTA ó AMSETImage  ó Imagecon cabeza de hombre.

2) HAPIImagecon cabeza de mono.

3) TUAMUTEFImagecon cabeza de chacal.

4) QUEBSENUFImagecon cabeza de halcón

Mesta representa el Sur, Hapi el Norte, Tuamutef el Este y Quebsenuf el Oeste. Estos cuatro dioses figuran en algunos textos como los hijos de HORUS y en otros como los hijos de OSIRIS. En cada jarra se ponía uno de los órganos principales, después de haber tenido el proceso en maceración en betún y haber sido envueltos en vendas. Una vez con los órganos en el interior de las mismas las jarras se sellaban con arcilla.

Habiendo efectuado un minucioso examen del contenido de un juego de cuatro vasijas, se encontró que la que representa Mesta, contenía el estómago e intestino grueso. La de Hapi, el resto de los intestinos. La de Tuamutef, los pulmones y el corazón. La ultima la de Quebsenuf, el hígado.

Los vasos cánopos más antiguos que existen son de las Dinastías XI o XII y están hechos de madera o piedra. De la Dinastía XVIII, existen juegos preciosos hechos de alabastro, aragonita, piedra calcárea e incluso de porcelana vidriada. Los vasos cánopos que se hicieron durante la Dinastía XXVI, son toscos, de poca calidad artística y los que se hicieron durante el periodo greco romano, generalmente se omitieron las cabezas de los cuatro dioses.

En papiros encontrados de las Dinastías XVIII y XIX, podemos leer que los vasos cánopos, una vez que eran rellenados con los órganos se colocaban en un cofre sepulcral, en el cual se pintaban las figuras de los cuatro dioses con cuerpo de hombre pero con la cabeza correspondiente. En periodos posteriores los vasos cánopos se colocaban en fila al lado del féretro. Cuando las vísceras no se removían, estuatillas de los cuatro hijos de Horus hechas de porcelana, plata, oro o cera, eran colocadas sobre los órganos para proteger su destrucción. Las inscripciones que se grabaron en vasos cánopes de piedra, madera o porcelana fueron pintadas o escritas. En los papiros de las Dinastías XVIII y XIX , recogidas en el Capítulo XVII de El Libro de los Muertos, nos muestra que los vasos cánopos eran colocados en una caja, cuyos cuatro lados estaban pintados con los cuatro dioses con la forma de hombres , pero cada uno tenía su característica cabeza. En la tapa de la misma está pintado el Sol con cabeza y manos de hombre y en cada mano sostiene el “ankh”:

Image

símbolo de vida; ( Papiro de Ani ).

En papiros y féretros mas tardíos , los vasos cánopos están colocados en fila y debajo del féretro. En el Capítulo 151 de El Libro de los Muertos los cuatro dioses están representados en la cámara mortuoria en posición vertical y cada uno en una esquina de la cámara. Las inscripciones sobre ello son las siguientes:

Image

En algunas ocasiones, además de las inscripciones que figuran en la parte exterior de los vasos, figuran inscritas las figuras de cuatro dioses con sus textos correspondientes, siendo en alguno de ellos diferente de lo narrado anteriormente, al figurar muy pocas palabras en alguno de ellos, mientras en los otros figuran varias líneas.

Estas inscripciones nos demuestran que cada uno de los cuatro dioses estaba bajo la protección individual de una diosa, esto es: Isis protegía a Mesta, Neftis a Hapi, Neith a Tuamutef y Selkit ó Serquit a Quebhsenuf. Lo siguiente son ejemplos de las fórmulas que se inscribían en los vasos cánopos:

Image

Frecuentemente al principio de estas inscripciones siempre está representado:

Image
qená em aaui-a her enti am-á.
“Yo abrazo con mis brazos aquello que está conmigo”

Existen algunas variantes como:

ImageporImagesekenyImageánq

y en otras figuraban los nombres y títulos de los difuntos precedida de:

Imageamaki ker

el vigilante devoto” y a continuación los nombres de los cuatro dioses. En la mayoria de los casos, esto se repetía en los cuatro vasos cánopes.

La ceremonia de las cuatro antorchas

Sabemos de ésta ceremonia por los papiros de Nebseni y Nu. Ambos fueron escritos al principio de la Dinastía XVIII. El objeto del difunto era el de obtener en el interior de la cámara sepulcral el calor y favor de Ra para poder vivir y moverse a placer en las mansiones de Osiris. El origen parece ser de la época Heliopolitana, aunque la Rúbrica nos dice que el Capítulo fue encontrado en Hermopolis. El papiro de Nebseni nos muestra solamente una pequeña sección del texto que era recitado durante esta ceremonia omitiendo todos los Capítulos y Rúbricas suplementarios que si aparecen en el Papiro de Nu. Con gran secreto, la ceremonia tenía lugar en la cámara de la momia. Nadie podía atender esta ceremonia a excepción del padre o hijo del difunto, debido a que uno de ellos tenía que tomar parte en ella para poder llevarla a buen fin.

Se requerían cuatro vasijas de barro rociados con incienso; después eran llenados con leche de una vaca blanca para ser usada para apagar las llamas a la terminación de la oración. La substancia que se quemaba era un tejido “atma”:

Imageque estaba untado con un ungüento libio,Image

Tan pronto como se encendían las llamas en las cuatro vasijas, se le entregaban a cuatro hombres que las sostenían en sus manos y que tenían pintado cada uno el nombre de uno de los Hijos de Horus en el brazo. Estos cuatro hombres representan a los cuatro dioses que estaban sentados sobre los cuatro pilares que sostenían a Horus , y que a la vez representan a Dios y al Cielo. Estos cuatro dioses se llamaban Mesta ó Amset, Hapi, Tuamutef y Quebsenuf. Si observamos la viñeta del Conjuro CLI del Libro de los Muertos del Papiro de Mutjetep cada hombre tiene su sitio en las cuatro esquinas de la cámara sepulcral, la cual se llamaba “Tuat”:

Image

que significa algo parecido al Mas Allá. Mientras las llamas quemaban este tejido impregnado, y según el Conjuro CXXXVIa , sabemos perfectamente lo que se recitaba; era lo siguiente:

El fuego acude a tu Ka, Oh! Osiris Amenti.
El fuego acude a tu Ka, Oh! Osiris Nu.
El fuego acude a tu Ka , Oh! Osiris.
Las Dos Hermanas de Ra ( Isis y Neftis ), acuden juntas.
El fuego se eleva sobre Abtu ( Abidos ), y llega al Ojo de Horus.
El Ojo de Horus está en tu frente, Oh! Osiris, protégeme.
El Ojo de Horus está en tu frente, Oh! Nu, protégeme.
Tus enemigos han sido vencidos, Oh! Osiris.
Tus enemigos han sido vencidos, Oh! Osiris Nu.
Estas cuatro llamas están penetrando en tu Ka, Oh! Osiris.
Estas cuatro llamas están penetrando en tu Ka, Oh! Osiris Nu.
Saludos! Hijos de Horus, vosotros protegéis a Horus vuestro Divino Padre.
Osiris Nu, protégelos ahora.
Nosotros destruimos a los enemigos de Osiris, que viven con los dioses; El castiga a Suti ( Set ), e ilumina la Tierra .
Horus vengó la muerte de su padre y se reunió con él en su Ka.
Destruye a los enemigos de Osiris Nu.
Prométele vivir con los dioses, destruir a sus enemigos y permite que su Ka pueda volver a él.
El Ojo de Horus te ha vengado , Oh! Osiris Nu.
Oh! Osiris Khenti Amenti , otorga la luz y el fuego a el alma que habita en Hensu
( Herakleopolis).
Oh! Hijos de Horus, darle toda la fuerza para que pueda vivir junto a las llamas con el alma viviente de Osiris Nu.

Recitando estas palabras y como resultado de las mismas creían se creaba un efecto entre la unión de Nu y su Ka, con la de Osiris y su Ka y que por lo tanto todos los espíritus y dioses del otro mundo le identificarían como Osiris, y le harían los honores como a un Dios. Otros pensamientos referentes a éste Conjuro era el de que los espíritus de Isis y Neftis acudieran a la cámara del Tuat postrándose a los pies y a la cabecera para proteger la momia del difunto.

A pesar de lo anteriormente narrado , también se tomaban otras precauciones para conservar la momia, ya que los espíritus malignos podrían forzar y entrar a través de las paredes de las cámaras sepulcrales y destruirla.

Para prevenir todo esto, un poderoso amuleto lleno de magia se colocaba en cada lado de las cuatro paredes. Un juego de estos amuletos se conserva en el Museo Británico y nos enseña exactamente como eran. La Rúbrica del Conjuro CXXXVIIa del Papiro de Nu, narra exactamente como lo hacían y donde estaba colocado cada uno de ellos. Esto a su vez nos da a entender el uso que hacían de ellos. Los amuletos son cuatro y son los siguientes:

1. Un adorno bañado en cristal azul:

Image

tchehen-t, Tet de 6.35 cms de altura el cual era colocado en un ladrillo de lodo del Nilo de 10.31 por 10.31 cms, que tiene escrito cuatro líneas en hierático. Este amuleto con la cara del Tet mirando hacia el este se colocaba en la pared Oeste en una hornacina para posteriormente ser cerrada y sellada con tierra mezclada con savia de cedro. Esto repelería a los enemigos que acudían por el Este.

Una figura de lodo de Anubis sentado en un pedestal:

Image

la cual se colocaba en un ladrillo hecho como el anterior, casi rectangular de 15.24 por 10. 16 cms. Tiene cuatro líneas escritas en hierático y ordena que el adobe que se use para hacer la figura de Anubis debe de mezclarse con incienso. Este ladrillo con la cara de Anubis mirando hacia la pared Oeste, se colocaba en una hornacina en la pared Este para posteriormente sellarla. Esto repelería a los enemigos que provenían del Oeste.

2. Un trozo de junco de 18.25 cms. de largo el cual se colocaba en un ladrillo de lodo del Nilo de 16.51 por 11.43 cms. e inscrita con cinco líneas en hierático.

El texto narra que el junco:

Image

unam , se tenía que impregnar con brea y encenderlo. El ladrillo era colocado en la hornacina de la pared Sur, con el frente mirando al Norte. Posteriormente como las anteriores la hornacina era cubierta y sellada. Este amuleto repelería a los enemigos que acudían desde el Norte.

3. Una figura de madera de mujer, que viste una peluca muy grande, que tiene sus brazos doblados y sus manos apoyadas en el pecho. Este amuleto se colocaba sobre un ladrillo de lodo del Nilo de 16.76 por 10.47 cms. El texto narra que la figura va a tener siete dedos (de grosor) de altura y que tiene que estar hecha de madera:

Image

amm. Esta figura como las anteriormente narradas se colocaba en la hornacina de la pared Norte con la cara de la figura mirando al Sur para ser sellada como las anteriores. Este amuleto repelería a los enemigos que venían del Sur. Esta ceremonia era ejecutaba por un hombre que previamente se tendría que haber lavado para estar limpio y ceremonialmente puro, y que recientemente no habría comido pescado, carne ni haber tenido relaciones sexuales con ninguna mujer.

Los textos en hierático de los cuatro ladrillos son transcritos como sigue:

Image

Bibliografía

- The Mummy y The Book of the Dead de E.A. Wallis Budge



 
"Amigos de la Egiptología", es una idea original de Víctor Rivas (Barcelona, España)
© 1996 - Reservados todos los derechos - Aviso Legal