Nuevos descubrimientos indican que la muerte del faraón Tutankamón se debió a una caída de caballo!

El reinado de el rey egipcio Tutankamón no dejó mucho para la historia. Sin embargo desde que su tumba fue encontrada intacta por el arqueólogo Howard Carter, en el Valle de los Reyes, en el año 1922 ha dado mucho de qué hablar. Uno de los enigmas acerca del faraón ha sido sin duda, la causa de su muerte. Para determinar esto, un grupo de arqueólogos realizaron varios exámenes. El último, hecho en 1968, reveló unas astillas de hueso en su cráneo, lo que aumento las especulaciones de que el faraón había muerto por un golpe en la cabeza. Su alto sacerdote y el jefe del ejército fueron señalados como los principales sospechosos.

Pero un reciente examen a través de una tomografía computarizada parece haber dado con el motivo real de la muerte del joven líder egipcio: se cayó de un caballo, se quebró el fémur izquierdo, y la herida se le infectó hasta terminar en un cuadro de septicemia, que al parecer causó su muerte. De esta forma, y luego de más de 3.000 años de misterio, todo indicaría que el motivo de su deceso podría haber sido un accidente de equitación.

¿Como se pudo saber esto?

Con la ayuda de esta tomografía computarizada, los científicos lograron conseguir 1.900 imágenes tridimensionales de la momia de 1.65 centímetros de altura. Con este sistema de tomografía mucho más avanzado, se descubrió que esta rotura del fémur se produjo antes de que el faraón fuera momificado. Las demás fracturas que se encontraron en su cuerpo se deberían a un traslado inadecuado de los restos y a una manipulación tosca de éstos en alguna de las pruebas que les realizaron. La cosa es que en el fémur, la resina líquida que utilizaron los momificadores para embalsamar el cadáver formó un reborde sobre la parte de la fractura, lo que indica que el hueso ya estaba roto antes de aplicar el procedimiento.

Habría sido imposible detectar el reborde de resina con una radiografía común. La idea es descubrir el misterio de la muerte del faraón, así como también su linaje real y su edad exacta. Se ha dicho que Tutankamón tenía entre 17-18 años al morir. Para evitar largos traslados, el trabajo se realizó en el Valle de los Reyes, cerca de la ciudad de Luxor, en el sur del país. Se llevó una camioneta equipada con la tecnología de punta.

Otros datos descubiertos

Tutankamón bebía vino de alta calidad Tutankamón bebía vino, y no de cualquiera, ya que tomaba de las mejores cepas. ¿Cómo se supo esto?... Sucede que arqueólogos españoles analizaron los residuos de manchas en vasijas halladas en la tumba del gobernante (propiedad del Museo Británico y el Museo Egipcio de El Cairo). Cuando Howard Carter descubrió la tumba encontró 26 ánforas de vino con diferentes inscripciones, ya que el faraón, que murió en el 1352 a.C. fue enterrado junto a esta bebida para que lo acompañase en su tránsito a la otra vida. Hasta la fecha no se había podido determinar exactamente qué tipo de bebida contenían dichas vasijas, pero a través de una moderna técnica, se pudo establecer que se trataba de vino tinto, una bebida de extremo lujo en el antiguo Egipto.

¿Quien fue Tutankamon?

No era más que un niño de diez años cuando fue convertido en esposo de Eneckhes-en-pa-Aton. Tutankamón era yerno del faraón Akenatón, que murió sin dejar hijos varones. Por ello le sucedieron sus yernos, Semenkera y Tutankamón. Hasta la muerte de su suegro, Tutankamón llevó el nombre de Tutankatón, en honor del dios solar Atón, cuyo culto había impulsado Akenatón con carácter casi monoteísta. Tres años después de acceder al trono, el nuevo faraón - que era apenas un adolescente - restableció el culto tradicional y el poderío de los sacerdotes de Amón, muy debilitado en el reinado anterior. Tutankamón gobernó durante un período muy confuso y complicado en la historia de Egipto, que comenzó poco tiempo después de la muerte del faraón Akenatón, en el 1362 a.C., y habría fallecido justo cuando llegaba a su vida adulta (17-18 años) debido a un motín palaciego... según lo que se decía hasta antes de las investigaciones de los radiólogos.

Su importancia le llegó muchos siglos después y radica en que su sepultura fue la única que permaneció sin saquear hasta la edad contemporánea. A eso se suma la conocida “Maldición del Faraón”, un misterio que ha rodeado a Tutankamón desde aquel año 1922. La maldición dice que la mala suerte rodeará a quienes hayan profanado la tumba del faraón... y parece no ser tan disparatada pues ya han ocurrido varias muertes.

Fuente: El Aviso Magazine
http://www.elaviso.com/noticias/?ContentID=3809

Reseña: Manuel Crenes

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 
"Amigos de la Egiptología", es una idea original de Víctor Rivas (Barcelona, España)
© 1996 - Reservados todos los derechos - Aviso Legal