La momia de Nefertiti

Arqueólogos británicos creen haber identificado el cuerpo de una de las bellezas más legendarias del mundo antiguo. Los expertos confían en que una deteriorada momia que se ha encontrado en una tumba del Valle de los Reyes sea, con toda probabilidad, la de la reina Nefertiti, madrastra del rey niño Tutankamón y una de las mujeres más poderosas del antiguo Egipto.

A esta conclusión se ha llegado después de 12 años de investigaciones, durante los cuales se han venido analizando una serie de pistas, como la peluca de la momia y los pendientes que llevaba puestos en las orejas. A estos efectos, se empezaron a hacer grandes progresos a partir del momento en que las autoridades egipcias permitieron, por primera vez, que se examinara con detalle el cadáver, de unos 3.500 años de antigüedad.

Bajo un montón de lino antiguo apilado, los arqueólogos hallaron un brazo roto y doblado de una manera peculiar que sólo estaba permitida si la persona muerta era un faraón o una reina.

A este respecto, Joann Fletcher, miembro destacado del equipo de investigadores y perteneciente a la Universidad de York, aseguró: «Se trata de una mujer perteneciente a la realeza, de finales de la décimoctava dinastía, una mujer que llegó a tener un inmenso poder. Y no hay muchas mujeres que se puedan ajustar a una descripción así. Si bien no podemos tener la certeza absoluta de que esta momia sea la de Nefertiti, sí se puede afirmar que hemos avanzado bastante».

Originalmente, esta momia había sido hallada, junto a otras dos, por un equipo de arqueólogos franceses en 1898, en una cámara sellada por medio de un muro y contigua a la tumba de Amenotep II. Sin embargo, las malas condiciones en que se encontraba el cuerpo hicieron que se le prestara entonces muy escasa atención.

La momia había sido fotografiada tan sólo una vez, en 1907, y antes de que la cámara fuera sellada de nuevo. Desde entonces, a la momia se la conocía, simplemente, como la de la «mujer más joven».

El interés de Joann Fletcher por la momia aumentó muchísimo más cuando esta arqueóloga se percató del gran parecido que guardaba la imagen que aparecía en aquella fotografía de la momia con el busto de Nefertiti que se encuentra expuesto en Berlín desde 1920 y cuyo rostro maravilloso la hace ser una de las imágenes más conocidas del antiguo Egipto. El mencionado busto es el de una mujer de cuello largo, pómulos altos y nariz delgada. Incluso el propio nombre de Nefertiti significa «ha llegado una mujer maravillosa».

El mencionado busto fue hallado en Amarna, el lugar donde el marido de Nefertiti, el faraón Akenatón, había trasladado la capital de su reino en el siglo XIV antes de Jesucristo. Pero, tras su muerte, Akenatón fue tachado de hereje y, como consecuencia, se destruyó todo aquello que había estado relacionado con su reinado.

«Nefertiti es nuestra gran apuesta. Es una figura egipcia de tal importancia que se la puede calificar de fenómeno y, debido al busto que se exhibe en Berlín, es también un auténtico icono para todo el mundo», dijo Joann Fletcher.

Fuente: The Sunday Times
http://www.periodistadigital.com/object.php?o=13796

Reseña: Javier Bona

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 
"Amigos de la Egiptología", es una idea original de Víctor Rivas (Barcelona, España)
© 1996 - Reservados todos los derechos - Aviso Legal