Hallan antigua ciudad egipcia bajo el mar

Arqueólogos franceses descubren restos de desaparecido puerto de la época faraónica cerca a las costas de Egipto. El arqueólogo submarino Franck Goddio y un equipo de 53 colaboradores han descubierto bajo el agua lo que sería la antigua ciudad de Herakleion; la cual constituyó el principal enlace comercial entre Egipto y Grecia entre los años 550 y 331 a.C.

Esta ciudad habría sido fundada en el siglo VI-VII a.C. y desaparecida diez siglos después, al parecer por una catástrofe natural o un terremoto que la destruyó. Esta teoría fue corroborada por avanzados instrumentos de medición que han permitido registrar señales de sísmos en el lugar donde se encuentra.

La ciudad ha sido localizada a tan solo 10 metros de la superficie del mar, a unos 6 kilómetros de la costa egipcia. Exactamente en la bahía de Abukir, ubicada a veinte kilómetros al este de Alejandría, en la desembocadura de la ramificación occidental del río Nilo y cerca de la antigua ciudad de Canope.

Con estos descubrimientos se confirma la importancia de esta ciudad como principal puerto de Egipto en tiempos de los faraones. Herakleion era mencionada en textos antiguos como el puerto de entrada a Egipto y una gran ciudad aduanera, antes de la fundación de Alejandría en el siglo 331 a.C., pero no se tenía certeza de su existencia. El historiador griego Herodoto cuenta que Paris y su amante Helena huyeron a esta ciudad, donde fueron rechazados a la entrada de la desembocadura del Nilo.

Los especialistas hallaron las ciudades de Menutis y Herakleion prácticamente intactas. Se han conservado las estructuras de la ciudad, templos y restos de la última época faraónica y de la época grecorromana. Diez barcos hundidos situados muy cerca unos de otros indican el lugar donde estaba localizado el puerto.

Las excavaciones se han concentrado principalmente en la zona del templo egipcio dedicado a Hércules en Herakleion y en el templo de la diosa Isis en Menutis. Entre los principales hallazgos se encuentra una tabla de piedra que indica la ubicación exacta de la ciudad perdida y un impresionante muro de 150 metros de largo y 1.25 metros de ancho. Además, los templos conservan aún estatuas colosales, figuras de dioses hechas en bronce, tablas con jeroglifos, y joyas y monedas del siglo IV a.C.

Las estatuas se hallaron en el fondo del mar, muy cerca de una pequeña caja de granito con jeroglíficos de la época del Faraón Tolomeo que pertenecían al templo dedicado al dios Amón, el cual fue quizás el principal templo de Herakleion.

Otro interesante hallazgo es una tabla con inscripciones en la cual está grabada una orden del faraón Nektanebos I (378- 362 a.C.), donde señala el aumento del 10% de los impuestos de mercancías procedentes de Grecia para financiar la construcción de un templo para la diosa Neith. Esta lámina es casi idéntica a la que se encontró en el año 1899 y que ahora se exhibe en el Museo Egipcio de El Cairo.

El descubrimiento fue casi casual, ya que el equipo francés estaba trabajando en la bahía de Abukir para encontrar restos de la batalla de 1789 entre Napoleón y Nelson. Fue entonces cuando comenzó a descubrir las estatuas y templos de lo que es el puerto egipcio más antiguo del Mediterráneo descubierto hasta la fecha.

Fuente: El Comercio
http://www.elcomercioperu.com.pe/Turismo/html/2006-04-17/Turismo
Noticias0490825.html

Reseña: Roberto Cerracin

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 
"Amigos de la Egiptología", es una idea original de Víctor Rivas (Barcelona, España)
© 1996 - Reservados todos los derechos - Aviso Legal