La alimentación de los Egipcios

Última actualización el 11 de Octubre de 2006
Indice del artículo
La alimentación de los Egipcios
Página 02 - Hábitos alimenticios
Página 03 - Las carnes
Página 04 - Pescados
Página 05 - Las aves
Página 06 - Verduras, legumbres y especias
Página 07 - Cereales, pan
Página 08 - Frutas y dulces
Página 09 - Bebidas. La cerveza y el vino
Página 10 - Aceite y grasas. Productos lácteos
Página 11 - Técnicas de conservación
Página 12 - Bibliografía
Todas las páginas

Introducción

Aunque disponemos de mucha información sobre templos y tumbas del Antiguo Egipto, hay aspectos de la vida cotidiana que a menudo no se mencionan en los libros. Esto suele ocurrir con la alimentación. No es preciso decir que la alimentación es de crucial importancia en cualquier cultura, y que puede incluso ser de utilidad para la correcta comprensión de los demás aspectos de dicha cultura.

Afortunadamente, contamos con una gran profusión de representaciones de todo tipo haciendo referencia a la comida y la bebida, lo cual nos permite adentrarnos en este tema de manera que podamos hacernos una idea bastante aproximada de qué comían los egipcios.

Es evidente que a los egipcios les gustaba comer, y temían el hambre. En el papiro Harris se hace mención a los alimentos casi tantas veces como al oro, los metales preciosos o los cosméticos. En el cuento de Sinuhé, el protagonista nos menciona que en el país de Iaa, en Siria, encontró un lugar donde había, y cito textualmente:

"más vino que agua, miel y aceite, toda clase de frutas, cebada, almidoneros y rebaños sin fin",

es decir que podía disfrutar de los mismos recursos que en una buena región de Egipto. Dice también que

"había dulces, vino en todas las comidas, carne y aves asadas además de los animales salvajes que cazaban con trampas y luego presentaban en mi honor".

El náufrago también tuvo mucha suerte, ya que encontró una isla en la que había;

"higos y uvas, toda clase de verduras, magníficos puerros, pepinos, sandías y melones, aves y peces. No existe nada que no se pudiera encontrar allí".

Los testimonios también nos dan a entender que para los egipcios la alimentación no era una mera necesidad biológica. Y para ello no hay más que observar la cantidad de ofrendas y escenas de banquetes funerarios que aparecen en sus tumbas, en las que los comensales se representan sentados ante mesas repletas de provisiones. De hecho, un difunto no parecía estar bien abastecido hasta que no tenía en su lista de ofrendas al menos

  • 10 clases de carnes diferentes
  • 5 clases de aves
  • 16 tipos de pan y pasteles,
  • 6 clases de vino
  • 4 tipos de cerveza
  • 11 de frutas
  • y todo tipo de cosas dulces

Debido a la naturaleza perecedera de los alimentos, aún permanecen sin respuesta muchas preguntas acerca de lo que comían y bebían. Tampoco sabemos como producían, almacenaban y preparaban sus comidas, ni las cantidades consumidas habitualmente. Aunque si sabemos que las recetas no solo pasaban de generación en generación, sino que al igual que hoy en día estaban sujetas a modas y a tendencias llegadas del extranjero.

A pesar de que los alimentos se estropean y las bebidas se evaporan si no son consumidas, aún contamos con bastantes evidencias que informan de cuales eran los alimentos de que disponían los antiguos habitantes del Nilo. Estas fuentes de información están principalmente en los relieves y en las pinturas murales de las tumbas, así como en las maquetas de madera que reproducen escenas de la vida cotidiana, y también en las estatuillas de piedra que representan a sirvientes en diversas fases de la preparación de los alimentos.

También obtenemos información adicional gracias a los textos religiosos, a las listas de ofrendas y a los registros de los templos, que, aunque más prosaicos, también resultan muy útiles. Igualmente, en algunos asentamientos y tumbas se han descubierto cerámicas, herramientas y demás elementos usados en la preparación de la comida.

De hecho se conservan restos de verdadera comida egipcia en muchos museos (Ashmolean, British, Louvre, etc. Aunque algunos de ellos se encontraron en yacimientos como el de Amarna o Malkatta, la mayoría provienen de contextos funerarios. Conviene recordar que los egipcios equipaban sus tumbas con todo lo necesario para el Más Allá, y esto incluía la comida. Al menos en siete tumbas del Valle de los Reyes (las 34, 35, 36, 43, 46, 60 y 62) así como en otras tumbas del área tebana, se encontraron ofrendas momificadas de carne y aves, junto con pan y frutos secos. También en tumbas privadas desde la época predinástica se encontraron ofrendas de frutas, vegetales y carnes (sin momificar); y en el enterramiento nº 3477 del Periodo Arcaico había restos de una comida funeraria completa colocada en vasijas de cerámica ante la cabeza del difunto.

Todas estas fuentes arqueológicas están reforzadas por los testimonios de eminentes viajeros del Valle del Nilo a lo largo de todos los periodos, como fueron Herodoto, Diodoro, Próspero Alpini y John Bruckhardt.



 
"Amigos de la Egiptología", es una idea original de Víctor Rivas (Barcelona, España)
© 1996 - Reservados todos los derechos - Aviso Legal