Pirámides: El Nacimiento

Última actualización el 04 de Marzo de 2009
Indice del artículo
Pirámides: El Nacimiento
Página 02 - Antecedentes de la pirámide egipcia
Página 03 - Antecedentes de Egipto durante las pirámides
Página 04 - El pueblo egipcio durante la construcción de la Gran Pirámide
Página 05 - Construcción de la Gran Pirámide
Página 05 - Conclusiones
Página 06 - Bibliografía
Todas las páginas

Los egipcios ejecutaron obras maestras con instrumentos demasiado rudimentarios. Desarrollaron un arte majestuoso y se muestra en los sepulcros que construyeron, así como las decoraciones y el mobiliario, que son una fuente más fecunda para conocer sus creencias, esperanzas e ideales, y por consiguiente su arte, que los de cualquier otra civilización de la Antigüedad.

Mi trabajo de investigación va orientado hacia la cultura egipcia ya que me parece muy interesante todo lo relacionado con esta forma de ser y vivir. Tiene un enfoque más específico que es aún más interesante para mí que es la investigación y conocimiento que quiero adquirir a cerca del nacimiento de la pirámide en Egipto así como la construcción de una de ellas, una de las más majestuosas, la Gran Pirámide, ubicada en Gizeh, donde también se encuentran dos pirámides más.

Quisiera adentrarme en el misterio del por qué de las pirámides, cuál es su función, por qué las construían, su significado, la importancia para el pueblo, así como el proceso que se hacía en la construcción de una de ellas, y para esto explicaré sobre la Gran Pirámide. Pero considero que para poder desarrollar toda esta información me parecería ubicado, dar una introducción a la pirámide mencionando sus inicios y su evolución, es decir, las primeras tumbas egipcias que luego se convirtieron en pirámides.

El nacimiento de la pirámide

Uno de mis propósitos es explicar todos los antecedentes relacionados con la Gran Pirámide de Gizeh, es decir, explicar desde la importancia de las pirámides tanto espiritual como religiosa para el pueblo egipcio en ese entonces, hasta mencionar al faraón Keops que la mandó construir para él mismo, y los esclavos que realizaban el trabajo de la construcción.

Cabe también mencionar que no olvidaría agregarle a mi trabajo algo que es fundamental, como es el trabajo de construcción de la Gran Pirámide: los esclavos que trabajaban en equipo, las técnicas utilizadas, la piedra, las herramientas, los cimientos y el interior de la pirámide.

Pretendo con este trabajo de investigación elevar mis conocimientos culturales conociendo a cerca de un pedazo más que constituyó al pueblo egipcio y tener amplio criterio sobre este tema.


Antecedentes de la pirámide egipcia

a) Mastabas

Más importante que sus viviendas(residencia temporal)eran para los egipcios sus tumbas, donde esperaban pasar toda la eternidad. Las tumbas prehistóricas estaban cubiertas por túmulos de arena o de piedra suelta, pero el viento del desierto barría la arena y los chacales hurgaban entre las piedras; de ahí que los egipcios primitivos tuvieran que idear tumbas más seguras haciendo lo posible por preservar adecuadamente el cadáver. En la era dinástica de los egipcios aprendieron a construir mastabas, tumbas de techo plano y paredes inclinadas de construcción de adobe y ladrillo. Se construían especialmente para personas de elevada posición y los reyes.

"La palabra "mastaba" es la forma árabe moderna que significa "banco"; y se llamaron así las tumbas por su semejanza con los bancos colocados fuera de las casas egipcias. "Los egipcios solían decorar las mastabas con ladrillos exteriores en figuras geométricas. En el interior y generalmente por debajo de la superficie del suelo, se encontraban varias cámaras. Una de las cámaras era para el pueblo y las otras eran para los artículos que dejaban al muerto.

El nacimiento de la pirámide

Al pasar de los años, las mastabas se hacían más grandes cada vez, logrando algunas hasta medir 6 metros de altura. Por consiguiente se complicó el diseño de estas tumbas. Un faraón de la Dinastía I colocó en el suelo de su tumba piedras calizas extraídas de las cercanas colinas del desierto, y otro de la Dinastía II recubrió con ellas todo el sepulcro. Al transcurrir el tiempo, algunas mastabas llegaban a tener hasta 30 cámaras funerarias. Hoy toda la zona monumental de Gizeh aparece, ante la vista de los visitantes, completamente al descubierto, como en la época de los faraones de la V dinastía que allí edificaron las últimas mastabas, esas tumbas cuya parte que está a la vista parece un enorme paralelepípedo con los lados ligeramente inclinados.

1- Casson, Lionel y los redact. de TIME-LIFE, "Egipto Antiguo" ed. TIME-LIFE, USA, 1977, pgs117-139

b) Nacimiento de la pirámide

Pronto los egipcios comenzaron a usar caliza para sus construcciones con más profusión. Durante la Dinastía II se construyó la primera tumba edificada exclusivamente de piedra. Esta pirámide llamada Pirámide de Escalones de Sakkara, se le atribuye a Imhotep, arquitecto del faraón Zóser.

El arquitecto Imhotep llegó a ser tan famoso como el mismo faraón y según la leyenda éste también fue escritor y médico. Siglos de haber pasado por esta vida, los griegos lo consideraron no sólo arquitecto, sino mago, astrónomo y padre de la medicina, lo identificaron como Esculapio, dios de la medicina, hijo de Ptah. Esta tumba de Zóser, que de algún modo inauguró la época de las pirámides, se pensó al principio como mastaba, ya que en realidad, era una serie de seis mastabas superpuestas, en la cual utilizó bloques pequeños de piedra y los colocó unos sobre otros como si fueran ladrillos.

Esta pirámide realmente fue un monumento gigantesco que empequeñeció a todas las demás mastabas midiendo 60 metros de altura por 125 de largo y 100 de ancho en la base. No se construyó aisladamente, sino formando parte de un conjunto de edificios y patios de piedra relacionados con diversas ceremonias funerarias dedicadas al faraón. La parte exterior estaba constituída por atrios y capillas decoradas cuidadosamente, con columnas de caliza, embellecidas por vegetación, techos labrados y muros decorados. La parte interior formada por bloques de piedra caliza fina precedente de las canteras de Tura. En la parte norte un templo funerario. La parte subterránea consistía en un pozo profundo que daba acceso a un complicado laberinto de corredores y cámaras de diversos tamaños.

No habían transcurrido dos siglos desde la muerte de Imhotep, cuando sus sucesores edificaron las primeras pirámides auténticas, esto es, estructuras enormes de grandes bloques pétreos que se iban elevando uniformemente hasta culminar en un solo punto. Las más famosas son las que aún se alzan en Gizeh e inmortalizan a Keops, Kefrén y Micerino.


Antecedentes de Egipto durante las pirámides

a) El Ka y creencias ultraterrenales

Los egipcios antiguos creían que después de la muerte el espíritu de los difuntos continuaba viviendo, así que no escatimaban esfuerzos para asegurarse de que disfrutarían la vida ultraterrena.

El Ka es el nombre egipcio para el espíritu, el cual era una réplica invisible del cuerpo en vida. Como los egipcios antiguos creían que la supervivencia del Ka dependía de que siguiera existiendo el cuerpo terrenal, embalsamaban los cadáveres para conservarlos. El Ka necesitaba además los objetos que la persona había usado en su vida terrenal, un ejemplo claro son las comidas que solían gustar. Para asegurar la vida en el más allá, el cuerpo del difunto debía ser conservado y habían de ser satisfechas las necesidades materiales que tuvo cuando vivía. Esta idea fue dominante y condicionó de modo decisivo la vida en todos los períodos del antiguo Egipto.

Durante el Imperio Antiguo solamente los faraones tenían derecho a pasar a la vida futura. Ya llegando al Imperio nuevo(11 siglos después), todos los egipcios podían participar en ella.

Para los ricos se les embalsamaban sus cuerpos y se les aseguraban provisiones para el hogar de su Ka, que supuestamente escapaba del cuerpo al morir esta persona. El muerto además tenía que ser juzgado por el dios Osiris(dios de las tinieblas), que admitía sus virtudes o pecados, ya sea para otorgarle una renovada vida eterna o para sentenciarlo en una segunda muerte de extinción. Embalsamar un cadáver era una complicada liturgia funeraria, que según Heródoto podía requerir hasta 70 días, dependiendo de la clase social de la persona(para un pobre bastaba uno o dos días).

El nacimiento de la pirámide

Los espíritus del muerto podían habitar su cuerpo, así que los embalsamadores conservaban lo mayor posible los restos mortales para toda la eternidad. A fin de lograrlo, usaban compuestos de sales, especias y resinas que preservaban y secaban el cuerpo convirtiéndolo en una momia arrugada; después lo rellenaban y lo envolvían en finas vendas de lino. El cuerpo, después se entregaba a la familia y la momia se sometía a la ceremonia de la "apertura de la boca". Así, preparado para comer, beber y hablar nuevamente, el muerto quedaba por fin listo para bajar a la sepultura. b) Importancia del faraón ante las pirámides En lo más alto de la sociedad egipcia se encontraba el faraón, que era dios y rey en uno. El faraón era encarnación de los dioses y alma del Estado.

Como ya se había mencionado, los egipcios hacían gran esmero para la vida después de la muerte. Cuanto más importante era la persona, más esmero se ponía en ello. Los preparativos más acuciosos para la otra vida eran, desde luego, los del faraón.

Lo primero que hacía un nuevo faraón era encomendar la construcción de su tumba, que podía no terminar hasta el día de su muerte. La tumba estaba destinada a albergar el Ka del faraón. La principal función de la tumba era proteger a los saqueadores el cadáver y los bienes depositados en ella. Pero las pirámides también eran símbolo del poder y la riqueza de los faraones, que eran enviados a la otra vida con tesoros fabulosos.

El principio sustentante de la civilización egipcia era la vida eterna de los faraones. Un antiguo texto religioso nos muestra el eterno poderío de un faraón: "Oh, Atón, ¿cuánto durará mi vida?" y el dios contesta: "Tú estás destinado a vivir millones de millones de años, toda una vida de millones".

Para satisfacer las necesidades de su vida de millones de años, los reyes diseñaron tumbas y templos mortuorios que debían durar por siempre. En efecto, la tumba se llamaba comúnmente "casa de la eternidad".

El pueblo egipcio trabajaba con entusiasmo en la construcción de los monumentos que serían las tumbas para sus gobernantes muertos, pues los creían de especie divina y que debían atenderlos y propiciarlos como tales.

En la actualidad, 2000 años después de haberse extinguido la cultura , sobreviven muchos monumentales y tumbas o pirámides gigantescas que mantienen vivos los nombres de los antiguos reyes y que responden bien a la idea expresada por los egipcios, el de pronunciar el nombre de la persona muerta es volverla a la vida.


El pueblo egipcio durante la construcción de la Gran Pirámide

a) Keops

Tan pronto como subía al trono un faraón del Imperio Antiguo, comenzaba a proyectar la pirámide que sería de su tumba. La gran burocracia de constructores y arquitectos se ponía en movimiento. Cada aldea enviaba su cuota de trabajadores a las canteras o al lugar de la edificación; los almacenes reales proporcionaban herramientas y ropa- La tarea a la que se enfrentaban los obrero s y arquitectos era colosal. La gran pirámide construida para Keops en Gizeh tiene más de dos millones de bloques se terminó en el lapso de 23 años que duró el reinado del faraón, hacia 2600 a. de C. Esta colosal construcción es una de las pirámides auténticas más famosas y aún se alza en Gizeh junto con otras dos pirámides más, de los reyes, Kefrén y Micerino. Según cuenta el gran historiador Heródoto, que a pesar del arduo trabajo de los obreros, se sentían contentos de trabajar para el rey, como si fuera el hermoso festival de un dios.

Keops había proyectado al principio una pirámide algo más pequeña, y su cámara funeraria debía estar profundamente excavada en el lecho rocoso, debajo de la base. Pero a medida que crecían sus aspiraciones, ordenó una tumba mayor.

El nacimiento de la pirámide

Cuando Keops murió en 2567 a. de C. en su palacio, su cadáver fue embalsamado y amortajado con vendas, y al cabo de numerosas ceremonias rituales que se celebraron durante varias semanas, fue sepultado en la Gran Pirámide. Primero llevaron el cuerpo por el Nilo hasta Gizeh, donde ya estaba alzada la pirámide, rodeada por un conjunto de edificaciones menores. El cadáver real se preparó para el entierro en el Templo del Valle, al sur del monumento. El día del entierro los sacerdotes encabezaron la comitiva hasta la Gran Calzada, mientras los obreros llevaban una barca funeraria con el ataúd mumiforme del rey. Detrás venían otros con una lancha lista para navegar en el más allá; ambos botes se enterraron al lado de la pirámide.

En la cercanía de la tumba había varias aldeas habitadas por los sacerdotes y obreros encargados de mantener los grandes terrenos mortuorios donde reposaba el faraón muerto, aunque se pensaba que su espíritu sólo vivía allí periódicamente. b) Esclavos El historiador griego Heródoto relata, que según los sacerdotes egipcios de su tiempo, desempeñaron la tarea 100,000 esclavos en periodos de 3 meses cada uno. La realidad es que sólo se usaban unos 4,000 obreros al mismo tiempo, mientras otros muchos debieron de estar ocupados en las canteras y en el arrastre de materiales. Todos eran ciudadanos libres que hacían prestaciones personales para las obras públicas.

Los obreros trabajaban en cuadrillas de 18 ó 20, subiendo los pesados bloques de piedra por rampas para ponerlos en su lugar. Finalmente, desde el vértice de 147 metros de alto, los albañiles tallaban los bloques para formar las laderas lisas de la pirámide. Durante 90 días del año había mucho trabajo disponible ya que el Nilo inundaba la tierra cultivable durante ese tiempo.

Para facilitar levantar los bloques, éstos eran arrastrados por rampas: tres para subir y una para bajar. Cada una empezaba en un ángulo u terminaba en la parte más alta. Mientras algunos obreros usaban palancas para arrancar los bloques, otros arrastraban los bloques sobre narrias, y otros tantos llevaban agua para llenar los canales que daban un nivel horizontal en los lados de la pirámide. Algunos otros medían la superficie y la pulían al mismo tiempo que otros afilaban instrumentos.

La tarea a la que se enfrentaban los obreros y arquitectos era colosal. La gran pirámide construida para Keops en Gizeh tiene más de 2 millones de bloques de piedra que en su mayoría pesan unas dos toneladas y media. Tamaña obra se terminó en el lapso de 23 años que duró el reinado del faraón, con el trabajo de hombres que solamente usaban los útiles más sencillos, sin animales de tiro sin conocer siquiera la rueda. Tuvieron qué desplegar una gran imaginación.


Construcción de la Gran Pirámide

a) Las canteras y herramientas

La Gran Pirámide se construyó con el rudo trabajo de las canteras de piedra caliza, aunque algunos bloques eran de granito y plantearon grandes problemas.

Todo comienza con la extracción y el corte de los bloques de piedra de caliza que se extraía de lugares cercanos aunque se utilizó una piedra blanca y fina empleada para el revestimiento exterior. Esta piedra blanca provenía de las canteras de Tura a 13 Km de Gizeh en la orilla este del Nilo, cerca de las colinas de Mugattan. Para revestir las cámaras se empleó granito extraído de las canteras de Asuán a 960 Km de distancia. Los canteros usaban cinceles de cobre templados al fuego para abrir la piedra caliza, y poco a poco separaban un bloque tras otro de la roca. Esta piedra tiende a partirse en partes horizontales y forma fisuras verticales, característica que los canteros aprovecharon. El granito es muy duro que a penas y se podían utilizar sierras de cobre y cinceles, tuvieron que usar martillos de dolerita(piedra aún más dura que el granito), para abrir brechas en las paredes de las canteras, después metían cuñas de madera en las hendiduras y las humedecían con agua para que se dilatara la madera y desprendiera trozos de madera que después con un martillo se transformaban en bloques.

El nacimiento de la pirámide

Cada bloque primero tenía que ser separado por sus cuatro lados golpeándolo con bolas de dolerita y después se cortaba la base.

En las canteras probablemente se realizaba un desbastado burdo de los cloques, y el labrado definitivo se hacía en el sitio de la construcción con cinceles de cobre que perdían su filo y bolas de dolerita. Después, los bloques eran montados sobre balancines de madera para poder trasladarlos hasta su lugar.

Los egipcios sólo disponían de herramientas primitivas para extraer de las canteras los enormes bloques de piedra y cortarlos al tamaño deseado. Los egipcios sólo conocían los metales oro y cobre. Ya que el oro es muy blando para poder cortar piedra, los esclavos usaban herramientas de cobre o bolas la dura roca dolerita. Muchos hombres se encargaban de manufacturar y afilar las sierras, cinceles y taladros de cobre, instrumentos para medir y nivelar solían hacerse con cordel o con tiras de cuero unidas con varas.

Bolas de dolerita aún se pueden observar las marcas dejadas por esta piedra que se usaban en las canteras.

Martillo de madera para golpear los cinceles y para insertar cuñas de madera o cobre en el granito y separarlo de la roca.

Sierra de cobre que cortaba los bloques de piedra blanda. Los carpinteros también cortaban los enormes postes que se usaban como palancas para colocar los bloques de piedra en su lugar.

Azuela con hoja de cobre para debastar la madera y luego labraban y asilaban los objetos hasta darles el acabado.

Niveles y balancines unos bastones unidos con un cordel se usaban para comprobar que las caras de los bloques estuvieran planas; luego éstos se montaban sobre balancines de madera para poder trasladarlos hasta su lugar.

Taladros se hacían para girar por medio de un cordel atado a un cilindro que se movía en vaivén como el arco de un violín; se usaba para hacer muebles y otras herramientas de madera.

b) Los cimientos y planeación arquitectónica

Los arquitectos que proyectaron la enorme pirámide destinada al faraón Keops tuvieron que escoger un lugar apropiado en el desierto. Como primera subestructura para la tumba eligieron una loma rocosa. Los topógrafo marcaron después el lugar para que la base de la pirámide fuese un cuadrado perfecto.

Entonces, los arquitectos dirigieron a los esclavos para que tallaran terrazas en forma de escalones en las laderas irregulares de la colina. Esas terrazas, que sirvieron de cimiento para los bloques de piedra, tenían que ser completamente horizontales. Para asegurar la horizontalidad, los constructores abrieron trincheras llenas de agua alrededor de su base. Usando el nivel del agua como referencia, se consiguió allanar una superficie de 5 hectáreas. Este terreno es tan horizontal que entre el ángulo noroeste y el sudeste de la pirámide sólo hay una diferencia de centímetro.

Los egipcios no tenían niveles de burbuja pero sabían que el agua siempre halla su nivel, haciendo un canal alrededor de el lugar que ocuparía la pirámide y lo llenaron de agua del Nilo a través de una zanja. Heródoto relata que el agua convirtió el lugar en una isla. El sitio de construcción pudo cercarse con terraplenes de lodo e inundarse. El agua era subida a través del canal por medio de cigüeñales, mecanismos formados por baldes y contrapesos que aún se usan en Egipto.

Los trabajadores abrieron después una serie de surcos a lo ancho del terreno y los llenaban de agua para poder nivelar todo el lugar. En el caso de la Gran pirámide no se niveló toda la superficie, sino que dejaron una parte del promotorio en el centro y construyeron a su alrededor.

Existe un pequeño error en el nivel de la plataforma situada bajo la Gran Pirámide: se eleva ligeramente hacia la esquina sudeste. Se ha señalado que dicho error pudo deberse a un fuerte viento que sopló el día en que se fijaron los niveles y que hizo que el agua se estancara en algunos surcos.

La orientación de la pirámide es de gran cuidado, está ubicada de modo que casi todos sus lados coinciden con los cuatro puntos cardinales. Los astrónomos egipcios eran muy hábiles y al parecer alinearon el lugar basándose en la posición de alguna estrella importante. Los astrónomos modernos consideran que esa estrella es Alfa de Dragón, situada en ese entonces cerca del polo norte celeste.

Trazar ángulos rectos en las esquinas de las pirámides no debió de ser ninguna dificultad para los egipcios, pues sabían que los triángulos rectángulos tienen un ángulo de 90 grados y seguramente tenían escuadras de madera similares a las de los albañiles modernos. También podían asegurarse de que los bloques de piedra estuvieran perfectamente escuadrados.

Los arquitectos de Keops hicieron tan bien el trabajo que los lados de al Gran Pirámide de 230 m de largo tienen una diferencia mayor de 18 cm. También debieron de haber usado cuerdas y plomadas para nivelar la construcción.

El nacimiento de la pirámide

La Gran Pirámide cuya altura original era de 146.6 m ha perdido varias hileras superiores y en la actualidad mide 137 m; su cima ya no es una punta sino una plataforma. c) El interior de la pirámide Por su enorme tamaño, la Gran Pirámide mereció ser una de las Siete Maravillas de la Antigüedad. Pero el interior, con sus pasajes, corredores, túneles de ventilación, gran galería y cámara real, es igual de majestuoso como la maravilla arquitectónica exterior.

Los egipcios demostraron un admirable talento constructor para diseñar esos interiores que resistieran el pero de las piedras colocadas encima. La gran galería se construyó con un techo de hiladas y apuntalado; la cámara real se diseñó con seis techos a fin de que desviara el peso de los bloques que quedaban más arriba. Antes de comenzar la construcción de la pirámide, se construyó una cámara funeraria en un extremo del promotorio central en caso de que el faraón muriera antes de que la obra se terminara.

A medida que la construcción continuaba, se erguió otra cámara funeraria, con la misma función de la anterior, pero no era el recinto mortuorio definitivo. Éste fue construido en el centro de la pirámide a 42 m del suelo.

La entrada de la Gran Pirámide está ubicada en el lado norte a 16.75 m de altura, esta entrada se hizo tan oculta que desafió a exploradores y arqueólogos durante mucho tiempo. Esta entrada comienza con un pasadizo que desciende en un ángulo aproximado de 26 grados hasta la primera cámara funeraria, ya mencionada y que no fue utilizada. Hacia el nivel del suelo hay otro pasadizo que estuvo oculto por una puerta de piedra y que asciende en forma abrupta, su techo es tan bajo que se tiene que recorrer agachado. Va a dar a un pasillo horizontal que conduce a la segunda cámara funeraria, llamada Cámara de la Reina aunque ninguna mujer fue sepultada ahí.

El pasadizo de ascenso llega hasta la llamada Gran Galería que mide 46 m de largo y 8.5 de altura, con bancas a los lados. Este recinto fue sellado con tres grandes bloques de granito por encima de unas plataformas montadas sobre las bancas. La Gran Galería estaba construida por unas piedras y tenían unas vigas que frenaban dichas piedras, al quitarlas se deslizaban y cerraban el corredor ascendente. Tan extraordinarias fueron las medidas que por lo menos durante 400 años sirvieron para burlar a profanadores de tumba, aunque finalmente fue violada la tumba y se llevaron la momia con sus tesoros funerarios.

Al final de la Gran Galería está la cámara funeraria definitiva, una habitación de unos 50 m2 cuyo techo de 6 m2 de altura está formado por nueve bloques enormes de granito que se aligeraban con cinco compartimentos de apoyo, coronados por un techo en punta. Dos pequeños tiros ascienden hasta el exterior de la pirámide por los muros norte y sur de la cámara. Es probable que tengan origen ritual y que sean entradas y salidas para el espíritu del faraón.

En la cámara hay también un sarcófago de piedra muy grande que no pudo haber sido llevado allí a través del estrecho pasadizo de entrada. Al igual que los bloques de piedra que sellan el acceso a la Gran Galería, seguramente fue puesto en su lugar mientras la construcción.


Conclusiones

La admirable historia del arte egipcio se demuestra con sus obras tan majestuosas como los grandes templos y tumbas y sus delicados y complicados broches de joyería. Tornada en conjunto, la contribución artística fue enorme. Este país dio al mundo la primera arquitectura ejecutada con piedra, y durante siglos fue modelo e inspiración de otras naciones.

La grandeza del arte egipcio no depende de la influencia enorme que tuvo durante muchos años con los griegos y el arte occidental, en otras palabras no depende de la influencia de otras naciones. La grandeza se encuentra en la calidad y en la duración del arte mismo, en este caso, la simetría de masas que se advierte en las pirámides. Los egipcios creaban para la eternidad, y ninguna creación del hombre ha durado más que las grandes obras del arte egipcio.

En la actualidad, las pirámides de Egipto son motivo de admiración y de interés, la majestuosidad ha perdurado y seguirá perdurando hasta que el tiempo las logre derrumbar. Pero lo más impresionante de todo esto es que se sigue conservando el misterio de su construcción, y aun con la enorme tecnología que posee ahora el hombre no se logra entender la perfecta simetría, construcción y arquitectura que se utilizó para construir una pirámide como la Gran Pirámide. A mediados de los años ochenta, unos japoneses, se dieron a la tarea de construir una réplica en pequeño de la Gran Pirámide. El problema pudo más que ellos y abandonaron el proyecto.

El problema pudo más que ellos y abandonaron el proyecto. Sin duda en esto de las pirámides egipcias seguirán habiendo dudas y misterios a cerca de su verdadero origen y complejidad para construirlas. Un gran número de egiptólogos y científicos siguen intentando deducir esta enorme tarea que se realizó ya hace varios siglos, pero no habrá nunca una respuesta verdadera para todo este gran misterio, las pirámides de Egipto, y la que más misterio convoca, La Gran Pirámide, seguirán erguidas por muchos años más conservando su belleza y autenticidad.


Bibliografía

Casson, Lionel y los redactores de TIME-LIFE, "Egipto Antiguo" de la Enciclopedia Las Grandes Epocas de la Humanidad, editorial TIME-LIFE, United States, 1977. Pgs 117-139.

http://www.geocites.com/CapeCanaveral/3451/piramides.html

Reader´s Digest, "Cómo son y cómo funcionan casi todas las cosas", editorial Reader´s Digest, México 1991. Pgs. 319-324.

Wilson, Colin, "El Mensaje Oculto de la Esfinge", editorial Martínez Roca,1997,Capítulo 1º.,págs.32-33-34.

 
"Amigos de la Egiptología", es una idea original de Víctor Rivas (Barcelona, España)
© 1996 - Reservados todos los derechos - Aviso Legal